Encuentran los cuerpos de los cinco policías desaparecidos




Zitácuaro, Mich.- La mañana de este lunes fueron encontrados los cuerpos sin vida de los cinco policías de Tuzantla que habían sido levantados hace ocho días. 

Fue al filo de las 09:00 horas cuando al número de emergencia fue reportado un tiroteo en las inmediaciones de la comunidad de Curungueo sobre el camino que conduce a Loma Larga. 

Por lo que al llegar al lugar del reporte los oficiales de la Policía Michoacán encontraron un vehículo tipo Tsuru de color blanco, con placas PFR 381 W, y alrededor de este más de 30 casquillos percutidos del calibre .223, útiles para AR-15.

Al revisar el vehículo, en su interior se encontraban los cuerpos sin vida de los agentes desaparecidos, por lo que de inmediato se acordonó el lugar, a la espera de los peritos de la PGJE.

Una cartulina abandonada junto a los cuerpos estaba firmada por “La Morsa” e iba contra “El Mantecas” y sus simpatizantes.



La Morsa es el alias de Pablo Magaña Serrato, quien fuera uno de los líderes de “La Familia Michoacana” y luego de “Los Caballeros Templarios”. Actualmente Magaña Serrato sería operador del Cártel Jalisco Nueva Generación en el municipio de Zitácuaro y la región Oriente del estado, donde ha sido jefe de plaza desde hace varios años.

“La Morsa” es señalado de planear y participar directamente en la emboscada contra agentes federales, perpetrada sobre el kilómetro 174 de la carretera Morelia-Toluca; así como en la emboscada donde murieron 12 elementos de la policía federal, y 17 más resultaron heridos, el 14 de junio del 2010, en Zitácuaro.

Se sabe que él fue el que ordenó el primer ataque al destacamento de la Policía Federal en Zitácuaro, en junio del 2009 y que el 16 de noviembre de ese mismo año ordenó el asesinato de seis agentes federales y un civil.

En octubre del 2014 fue detenido junto con un grupo de civiles armados que se hacían pasar por autodefensas, en el municipio de La Unión, Guerrero.

Cinco narcomenudistas detenidos en Zitácuaro el 21 de noviembre de 2010, dijeron ser trabajadores de Edwin Padilla, alias “La Barbas”, quien tiene el control del trasiego de droga en el municipio de Zitácuaro y a su vez opera para Pablo Magaña Serrato “La Morsa”, para el CJNG.

En la zona se registra un fuerte dispositivo de seguridad en busca de los autores del crimen, sin que hasta el momento se haya reportado detención alguna.